Skip to main content
Buscar

Cómo ahorrar gastos en tu bar o restaurante y no morir en el intento

¿Tienes un bar o restaurante y te gustaría saber cómo reducir los gastos asociados a la actividad de tu negocio? ¡Te explicamos cómo hacerlo!

Tras el duro parón consecuencia de la COVID-19, la hostelería, uno de los principales motores económicos de nuestro país, vuelve a reactivarse. En esta vuelta al trabajo, reducir costes puede ser vital para poder arrancar con fuerza y sobrevivir a la crisis, y es que son muchos los gastos que conlleva un bar o restaurante: el alquiler del negocio, las nóminas de los trabajadores, los suministros, los proveedores, los impuestos…
En Risso queremos echarte una mano con unos sencillos consejos para ayudarte a reducir costes y a superar los momentos que estamos viendo.

 

¿Cómo reducir los costes de alquiler o de hipoteca de tu local?

Según Hostelería de Madrid, los gastos de una cafetería promedio son: 30 % en materia prima, 25 % en personal y 20 % en gastos generales, para un margen comercial del 25 % aproximadamente. El alquiler, por ejemplo, es uno de los principales costes de un bar o restaurante, por lo que una opción sería negociar con los propietarios del local, en su mayoría personas físicas, una reducción de la cuota, aplazamientos del pago, etcétera.

 

El pasado miércoles 22 de abril de este año, el Gobierno de España publicó el Real Decreto 15/2020 que regulaba los arrendamientos de locales comerciales. Una de las cosas que modifica este Real Decreto son los mecanismos que se pueden aplicar en función del tipo de arrendador (el propietario del local al que le pagamos el alquiler). Por ejemplo, si el arrendador es una entidad pública o una persona física con más de 10 inmuebles o de una superficie construida mayor a 1.500 m2 (gran tenedor), la moratoria del alquiler es automática y se aplica durante todo el estado de alarma hasta un máximo de 4 meses, pudiéndose devolver las cuotas fraccionadas y sin intereses en un plazo máximo de 2 años. En el caso de que se trate de un pequeño propietario, serán las partes las que deberán negociar y acordar las cuotas y los aplazamientos y se podrá utilizar la fianza como pago siempre y cuando ésta se reponga en un plazo máximo de un año. Aunque el Real Decreto contemplaba que este aplazamiento debía solicitarse en el plazo de un mes desde su publicación, si en su día no te acogiste a esta ayuda, te recomendamos que hables con tu propietario y utilices este argumento como arma de negociación.

 

Si el local de tu negocio no es de alquiler sino de compra, y aún estás pagando la hipoteca, el Real Decreto 11/20 de 31 de marzo también contempla una moratoria del pago de las hipotecas de hasta 3 meses.

 

Otros gastos: nóminas, materias primas y servicios

Las nominas de los trabajadores son otro gasto importante en el mundo de la hostelería. Si has sufrido o sufres una pérdida de actividad causada directamente por el COVID-19 como el cierre temporal de tu negocio, la falta de suministros, el contagio de la plantilla u otra razón de fuerza mayor, tal y como recoge el Real Decreto Ley 8/2020 del 17 de marzo, puedes acogerte a un ERTE que te permita la reducción de jornada de tus trabajadores o la suspensión temporal de sus contratos.

 

Otros gastos muy importantes que se generan en un bar, restaurante o cafetería, son las materias primas. Por eso es importante que tu carta se ajuste a la demanda real de tus clientes y a las últimas tendencias del mercado. Una carta muy extensa no atrae a más clientes y, por el contrario, una carta más sencilla te ayudará a reducir costes de manera significativa. Recuerda, ¡menos es más!

 

Analiza cada plato de tu carta y extrae su relación coste-beneficio. Si detectas que un plato está generando más pérdidas que beneficios, no dudes y retíralo de tu carta. Cuando lleves a cabo dicho análisis, también es muy importante que tengas en cuenta las porciones. Si tus platos son demasiado reducidos pueden dar una imagen negativa de tu negocio y ser contraproducente. A su vez, unos platos demasiado generosos pueden suponer un sobrecoste difícil de llevar. ¡Intenta encontrar un equilibrio!

 

A la hora de comprar los ingredientes, investiga el mercado y comprueba si estás pagando una buena relación calidad-precio. Otro factor que ocurre mucho en la hostelería y que, más allá del impacto ambiental también genera un enorme gasto, son las grandes cantidades de comida que terminan en la basura. Para evitarlo, intenta mejorar tus inventarios ajustándote únicamente a lo que realmente necesites, ¡y practica el trash cooking! Una tendencia que no es nada más y nada menos que aprovechar al máximo todos los ingredientes que utilices en la cocina. ¡Algo que ya hacían nuestras abuelas con las croquetas y los canelones!

Y finalmente, otro gasto muy elevado de los negocios de hostelería son los servicios. Es muy importante que, tanto tú como tus empleados, estéis concienciados de la importancia de reducir los gastos de suministros. Para ello es vital utilizar la luz, el gas y el agua siempre de forma consciente y solo cuando sea realmente necesario.

 

Aquí tienes unos cuantos consejos para reducir el consumo de energía en tu local:

 

-Intenta evitar las cocinas eléctricas: actualmente el gas es más barato y eficiente que la electricidad.

 

-Desconecta todos los aparatos: un electrodoméstico que esté en modo stand by puede consumir entre 5 y 20 vatios. Aunque parezca insignificante, multiplicado por todos los días del mes, ¡puede llegar a 600 vatios por electrodoméstico!

 

-Utiliza electrodomésticos de última generación: aunque puede suponer un gasto inicial, a medio y largo plazo salen muy rentables ya que consumen mucho menos.

 

-Mejora la iluminación: hoy en día puedes encontrar bombillas LED muy asequibles con diferentes estilos de iluminación: fría, cálida, de colores… Aunque sean más costos, se amortizan rápidamente. Intenta aprovechar al máximo la luz natural (con grandes ventanales, con el uso de claraboyas y tubos solares…)

 

-Mejora la climatización de tu local: la climatización del local es uno de los elementos que más gasto genera. Aprovecha los flujos naturales de aire para generar una buena ventilación cruzada. Los ventiladores de techo también pueden ser otro gran aliado. Su consumo es muy inferior al del aire acondicionado (hasta un 90 % menos) y pueden ser suficientes para mantener un confort adecuado (pueden producir una sensación de descenso de la temperatura entre 3 y 5 grados). Además, para climas secos, otra buena opción son los ventiladores con nebulizador de agua. Éstos producen una sensación de descenso de la temperatura aún mayor, mejoran el grado de humedad, ¡y funcionan incluso en exteriores! Intenta utilizar elementos fijos que minimicen el calor como toldos, parasoles y persianas. En invierno, asegúrate de que tu local esté bien aislado del exterior (con ventanas de doble cristal y con el mayor aislamiento posible, asegurándote que la puerta del local queda bien cerrada tras la entrada y salida de los clientes, etc…). Te recomendamos que, tanto en verano como invierno, utilices barreras de aire en la entrada de tu local que minimicen el intercambio de temperatura entre el interior y el exterior.

 

Crédito o préstamo: el menor de los males

En caso de que tengas varios créditos o préstamos pendientes una opción, que puede ayudarte a afrontar los momentos que estamos viviendo, es unificar y fraccionar las diferentes deudas a través del ICO (Instituto de Crédito Oficial). Desde el Real Decreto-ley 8/2020 de 17 de marzo el ICO cuenta con una Línea de Avales del Estado de hasta 100.000 millones de euros, con un interés muy bajo, para ayudar a paliar la crisis sanitaria y a mantener el empleo.

 

Otra posibilidad es pedir un crédito o un préstamo a un banco privado, ya sea para pagar los gastos atrasados o, incluso, para renovar tu negocio y adaptarlo a los tiempos actuales. Aunque los créditos hay que devolverlos con intereses, hoy en día muchos bancos tienen ofertas especiales post COVID-19 para empresarios y autónomos.

 

Y como no, para reducir gastos es de vital importancia tener al día toda la contabilidad de tu empresa: control de ingresos y egresos, gastos empleados, liquidación de IVA, etcétera.

 

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad. Recuerda que en nuestro blog encontrarás las últimas tendencias del sector, así como otras noticias de interés para tu negocio.

 

#RissoContigoChef